400 gramos

400 gramos

400 gramos – Del libro: La Habana desde adentro

 

Llegamos a este sitio por casualidad, estábamos buscando la casa de cambio, pero teníamos hambre, lo vimos lleno de gente y pensamos que debía ser bueno. Había cola, cola para almorzar, los precios estaban afuera, estaban en pesos cubanos, luego nos enteramos que era así porque La Luz (nombre del sitio) es un restaurante para cubanos, a los de cubanos pueden entrar turistas y pagar en pesos o en moneda convertible (CUC) pero no a todos los de turistas pueden entrar cubanos, y mucho menos pagar en pesos.
Me sorprendió que, siendo una isla, solo había un plato con pescado. Y no había ningún plato con carne de res; solo había pollo y cochino, o cerdo pues, o como quiera Nazoa que le digamos. El precio, nada caro en comparación a otros países: 22 pesos la mas económica y 40 pesos la mas costosa, algo así como 1,7 dólares la mas cara, ¡que bien..! es mas nutritivo que comerse un McDonals, y mas económica. La fila avanza poco a poco, hay que esperar que se desocupe una mesa para poder entrar, hay gente que pide para llevar, es mas rápido. Veo de nuevo los platos, aun no me decido, yo quería un pescado frito.
Cada plato tiene a su lado indicado cuantos gramos de comida lleva, ¿será que venden la comida por peso? – me pregunté – No creo – me respondí -. ¿Cuantos gramos de comida me comeré yo normalmente?, hasta ahora nunca se me había ocurrido pensar eso. Ya falta poco para entrar. Pienso de nuevo en el precio: 1,7 dolares. ¿Y la bebida? ¿Será que esta incluida? Ojala que si, aunque no aparece en el dibujito. Bueno aun así es económica, cada bebida gaseosa vale 1CUC, o sea 24 pesos es decir 1 dólar. Ya serían 2,7 dólares por comida. Listo, ya es nuestro turno de entrar, nos sentamos, me dan la carta, y ahora ¿que pido?.
Después de revisar, me decidí por el filete de pescado (145gramos), y mientras espero sigo sacando cuentas, si un sueldo de un médico en Cuba es de 35 CUC al mes ¿Cómo hacen para vivir un si cada comida en la calle cuesta 2,7 CUC?. Llego la comida, un minuto después terminé de comer, y quede con hambre. Rápidamente llego a la conclusión que normalmente yo debo almorzar como 400gramos de comida. Mi viaje a Cuba: #VimosElFuturoYVolvimos

Solo pesca de orilla

Solo pesca de orilla

Solo pesca de orilla – Del libro: La Habana desde adentro

A pesar de ser una isla, a pesar de ver imágenes como estas, con pescadores y lanchas disponibles, difícilmente en la ciudad de La Habana se podrá encontrar un sitio para comer pescados en todas sus variedades y presentaciones. Eso de verdad me pareció muy contradictorio. Ni en los paladares, nombre que se les da a los sitios de comida para cubanos, ni en los pocos restaurantes de turistas que visité encontré mas de un plato con pescado, eso si, abundan platos con pollo y cerdo, poco después llegue a la conclusión que estos últimos son para criarlos ”en casa” y relativamente fáciles de alimentar. Poco después tuve la oportunidad de preguntarle a un pescador ”de orilla“ a que se debía esto, porque no salían los pescadores a la mar; lo primero que hizo fue sonreír y me dijo: eso esta prohibido, y me contó que si alguna persona tuviese la oportunidad de salir en una lancha a alta mar no pararía hasta llegar a Miami. Luego buscando en internet me enteré del secuestro de la lancha de Regla, y el caso del remolcador 13 de Marzo. Mi viaje a Cuba: #VimosElFuturoYVolvimos

La libreta

La libreta

La libreta – Del libro: La Habana desde adentro

En mi país lo llaman soberanía alimentaria, o un sistema “liberador” el cual garantice a las familias el acceso a los bienes, un poco más moderno que el de Cuba; va a ser electrónico, con un dispositivo capta huellas, o manual presentando cédula de identidad laminada; pero al fin y al cabo es un sistema de racionamiento más. En Cuba ya lo conocen lo llaman libreta de racionamiento, las familias tienen asignado un cupo por cada integrante registrado, lo cual le da el derecho de adquirir cierta cantidad de productos básicos, claro está si el sueldo o ingreso familiar lo permite, el sueldo medio en Cuba es de 20 dólares, lo cual sirve para comprar la cantidad justa de calorías para mantenerse vivo. Yoani Sánchez opinó lo siguiente sobre el racionamiento en Venezuela: “En #Venezuela se ensaya racionamiento para 20 productos escasos. En #Cuba al menos 3 generaciones hemos nacido y crecido con la libreta”. Mi viaje a Cuba: #VimosElFuturoYVolvimos

Sesión de Quinceañera

Sesión de Quinceañera

Sesión de Quinceañera -Del libro: La Habana desde adentro

Matilde cumple 15 años, día especial para celebración de todas las niñas, su familia es de origen humilde, como la mayor parte de las familias en la Habana. Para celebrar el gran día le hacen una sesión de fotos por diferentes sitios de la Ciudad. Matilde viste un hermoso traje blanco de princesa, le queda un poco grande pero en las fotos del recuerdo no se notará mucho, con guantes tipo mitón, un tocado en la cabeza y una extensión de cabello rizado de color castaño, un poco mas claro que el color real de su cabello. Es todo lo que puede costear su mamá para ella en este día, de hecho, para bajar el presupuesto ella misma le hace las fotos, y para ir sobre seguro ha invitado a un par mas de amigas para que la auxilien con la sesión. ¡Felicidades Matilde..!

Canelita

Canelita

Canelita – Del libro: La Habana desde adentro

Un gran alboroto llamo nuestra atención, gente local corriendo por las calles turísticas de la Habana Vieja, todos los que estábamos cerca veíamos sin comprender, preguntaban por Cachita, por El viejito, por Canelita; otros corrían con su mascota en brazos. Nos veíamos las caras y no entendíamos nada. Se me ocurrió preguntarle a la portera de un museo cercano por lo que estaba sucediendo, y me explicó que estaban cerca los encargados de ”limpiar” las calles de perros sin dueño, y que animal que encontraban sin dueño o sin identificación se lo llevaban, me dijo. Y que ellos a los perritos que les tenían cariño, los alimentaban y los adoptaban, los carnetizaban identificándolos con su nombre, el lugar del cual dependía y si estaba o no esterilizado. Por la angustia de la gente comprendí que era eso de ”limpiar” las calles. Mas adelante me tope con Canelita, muy segura descansando en medio de la calle, muy orgullosa con su identificación al cuello.

Mi “Yoconda”. 8va Generación

Mi "Yoconda". 8va Generación

Mi “Yoconda”. 8va Generación

¿Cuantos dolores de cabeza nos da el hecho de “colgar” una imagen en la red?, que si nos la roban, que si nos roban la idea y nos la copian. La red es de todos y la única forma de mostrar es subir imágenes y el riesgo esta allí, si es que tal riesgo existe. ¿Quien puede decir que posee la idea original de una imagen..? ¿cuantas imágenes anteriores se habrán hecho con nuestra idea…? entonces… ¿es nuestra idea o la plagiamos? Yo personalmente prefiero pensar en imágenes inspiradoras de nuevas ideas. En esta obra yo me inspiré en “La Monalisa” de Leonardo Da Vinci pero no fui el primero, pertenezco por lo menos la 8va Generación de “inspirados”. Así, el jurado del Salón Nacional de Arte Aragua, en Venezuela, del año 2.013 consideró mía esta obra y la aprobaron para ser exhibida en dicho salón en ese mismo año. Espero que la disfruten. Gracias Leonardo…

 

Mi última cena. Juan 6:56

Mi ultima cena. Juan 6:56

Mi ultima cena. Juan 6:56

Alguna vez escuche un colega que dijo: “Todo artista debería tener su última cena”, esa fue la frase que dio lugar a esta idea. Luego, muchos meses después, al tener todas las imágenes que conformarían mi trabajo me dedique a elaborar este trabajo para enviarlo a la “9na Bienal Nacional de Fotografía del Municipio Girardot”, Salón en el cual fue exhibida en el 2.012. Son en total mas de 25 imágenes que conforman este trabajo digital, mi primer intento en este estilo. Espero que les agrade.